La metodología de trabajo consiste en transitar por cuatro etapas en las que es imprescindible:
etapas_todas


sentir
Sentir es no solo la primera de las etapas de la metodología de trabajo, sino la base sobre la cual se cimenta el proyecto a desarrollar.  Es cuando deben hacerse preguntas como: qué problemas nos afectan, cómo nos afectan, qué desearíamos mejoras sobre las formas de aprender y de enseñar y por qué hacerlo.  La palabra clave es empatía.  Es un esfuerzo por visualizar y comprender las situaciones problemáticas u oportunidades de mejora, pero con la premisa de situarnos en el lugar de todos los invloucrados en el contexto de referencia. 

imaginar
La segunda etapa del recorrido es Imaginar. Es el momento en que, con el foco puesto en el desafío, es necesario generar ideas, muchas ideas en busca de una solución. Es muy importante en esta etapa aflore la creatividad en el equipo. Deben evitarse las recetas de siempre e incentivarse las propuestas originales. No hay lugar para prejuicios. Todas las ideas son buenas o pueden mejorarse.

hacer
Mediante la realización de prototipos, que permitan debatir sobre ventajas y desvantajas de las ideas planteadas, se irá modelando la estrategia a realizar, hasta poder definirla detalladamente. Se asignarán tareas, recursos, fechas y responsables para llevar adelante las diferentes acciones.

compartir
Compartir es contar, mostrar, hacer partícipes a otros de lo que sucedió. Es enterar a los compañeros, colegas, padres, vecinos, y a toda la comunidad de qué se hizo, cuándo, cómo y por qué.  Compartir es que todos sepan que existían aspectos a cambiar en las formas de enseñar y de aprender y que se hizo algo al respecto, obteniéndose resultados positivos.

 

Por más información, accede a los siguientes archivos:

Bitácora DEC2016